Skip to main content
Seminario internacional de Comarcas Sostenibles

King Kong, un mensaje para todos

King Kong, la película de ficción que se estrenó por primera vez en 1933, es un clásico que inspira al más moderno de los cinéfilos.

Ya cerca de un siglo han pasado por la gran pantalla diferentes versiones de este film que salvaguardan las escenas del idilio entre un enorme gorila y una bella dama. Una épica historia de amor imposible que, figuradamente, entrega lecciones a ser reflexionadas.

Donde el romanticismo, que expresa simbólicamente una bestia (el gran mono), es cruelmente comercializado para el beneficio y la ambición de la mente humana poco sensible. Donde los sentimientos y las acciones de amor procuran mantener la belleza (representada por la actriz principal) a salvo del mundo materialista.

Obviamente a cada película se le puede atribuir un significado o un mensaje que lleve a entender numerosos aspectos personales, circunstanciales o de la vida. Este film de King Kong puede entregar una visión de la necedad humana que etiqueta, quita, pone y clasifica según sus intereses mundanos, no importándole ni la natural belleza de las cosas ni el sentir del amor que lo admira y protege.

Tiempos son estos donde el narcisismo prima como estandarte de las sociedades. Donde la belleza y el amor se miden en sus formas únicamente superficiales sin advertir ni valorar su esencial contenido. La gente, en su mayoría, ya no vive desde adentro, sino que espera hallar solo afuera, de manera estética, lucrativa y efímera.

Con la película de King Kong se trazan diversos aspectos a tener presentes, entre ellos, y el más sustancial, una “historia de amor” que se da a diario, en diferentes lugares y a infinidad de personas. Amor y belleza que, al igual que básicamente se expresa en la famosa obra “El Principito”, de Antoine de Saint-Exupéry, son visibles para quienes ven con el corazón y siempre desde adentro.

 

David Valentín Torres

Escritor de psicología y filosofía

Seminario internacional de Comarcas Sostenibles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »