Skip to main content
SOY TU FARO. SOY GRAN CANARIA #muchoporvivir

Libro “No Llores Más” – Entrevista al autor

 

Para empezar, ¿quién es David Valentín Torres? ¿Qué te anima a escribir?

Nací en Gran Canaria, en el 75. Desde niño estuve lleno de sanas inquietudes y curiosidades por cosas de la vida. Preguntar, indagar y conocer son aspectos que han formado parte de mis principios existenciales. De resto, me considero una persona normal, tan emotiva como cualquier otra y tan defectuoso o perfecto como el resto. Risueño cuando entro en confianza, centrado en lo que hago, creo que entregado a los demás y, sobre todo, pacífico y con una elevada dosis de paciencia. Pienso que no son significativas otras cuestiones de mi persona, sencillamente soy uno más.

Me gusta la lectura, aunque no la ejerzo por simple ocio. Lo hago para aprender, recabar datos e investigar. Si existe un tema que me interesa, leo todo lo que esté a mi alcance, asimilo versiones, contrasto la información y me quedo con lo que verdaderamente enriquezca.

Escribo desde la infancia. Comencé con la poesía, luego con temas metafísicos para, finalmente, asentarme en la psicología y filosofía. No soy dado a escribir sobre otras lecturas, lo hago desde el sentir, la inspiración y por circunstancias sociales, individuales o del mundo. No sé si llamarle vocación, pero creo que escribir le da movimiento a mi vivir.

 

En tu último libro, “No Llores Más”, ¿qué tratas de enseñar?

Este es un libro al que le tengo un inmenso cariño. Es como si le hablara a alguien cercano, un amigo, amiga o familiar, respecto al verdadero significado de la muerte. Creo que lo hago con suma delicadeza y sensibilidad, procurando que los lectores vean ese “tránsito” como otra parte esencial de la vida. Sin duda, es un episodio que cada uno ha experimentado a su manera y afrontado desde su perspectiva. En este sentido, mucha gente llora o sufre la muerte de alguien desde una creencia particular o infundada, no con un claro entendimiento ni una explicación razonable del hecho en sí.

A veces, las creencias no permiten observar ni ampliar la visión de ciertas cuestiones, algo que al estudiar y aprender se puede remediar o dar un enfoque mayormente realista.

 

 

¿Hay algún mensaje implícito que transmites en este libro?

Pienso que el mensaje implícito es el de apaciguar la tristeza en aquellas personas que pudieron perder a un ser querido. Doy pautas terapéuticas para que se asimile la muerte desde una óptica natural. Los seres queridos que partieron no nos quieren ver sufrir, con dolor ni lamentos. Su felicidad y proceso en el más allá también depende de nuestra aceptación, actitud positiva y felicidad. Esta es una de las premisas a destacar y que se aborda en la obra.

El resto del mensaje es bastante explícito. Para ser un libro breve, he sintetizado lo más importante acerca de este tema y explicado, paso por paso, lo fundamental o a tener en cuenta.

 

¿Cuántos libros tienes publicados?

Formalmente tres. Otro de los últimos títulos es “Derechos Humanos en la Vida Diaria”, prácticamente salió de imprenta el mes de abril de este 2020. En el 2016 publiqué “40 Consideraciones para una Saludable Relación de Pareja” y que, actualmente, se encuentra en reedición.

Esto es de manera oficial, pero hace unos años escribí cerca de una docena de libros que yo mismo editaba y compartía con un grupo de filosofía del que fui cofundador. Esta cuestión ocurrió durante la década de los 90.

 

 

¿Dónde podemos adquirir tus libros y seguir lo que escribes?

Están disponibles en Amazon, Casa del Libro y muchas otras librerías bajo demanda. También en la web de la Editorial Círculo Rojo se pueden adquirir dos de los títulos que he mencionado.

Por el momento uso la plataforma de Facebook para mi blog. Se me puede encontrar y contactar fácilmente como David Valentín Torres (D.V. Torres).

 

Para finalizar, ¿darías algún consejo a quienes incursionan en la escritura?

No soy muy dado a dar consejos. No obstante, le diría a todo escritor (sea amateur, principiante o autor de prestigio) que siga adelante porque lo que transmita puede ser útil y servir de mucho a los lectores. Por supuesto, hay que cuidarse en la excelencia a la hora de escribir, al igual que en cualquier otro arte o profesión, pero la práctica hace al maestro.

No hay que perder el ánimo y dar a los demás lo que se sienta o piense, en especial cuando conserva un matiz educativo y que oriente a mejorar la conducta humana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »