Skip to main content

LA DURA NIÑEZ DE LOS CANARIOS EN LA POSTGUERRA

Share on Facebook25Tweet about this on TwitterShare on Google+1Email this to someone

lulaHe tenido a suerte de leer un trabajo de una joven de 1º de bachiller, Ariadna Viera Santana. Me ha sorprendido gratamente observar como los jóvenes de hoy en día se interesan por la vida que llevaron sus abuelos.

Desde digitalfarocanarias.com siempre hemos trabajado en esa línea, reconocimiento a la vida tan difícil que llevaron nuestros abuelos al mismo tiempo que dar a conocer sus vidas para que sus nietos, el futuro de nuestra sociedad canaria, conozcan y comparen las dos formas tan diferentes de afrontar la vida.

El trabajo consiste en una entrevista de Ariadna a su abuela Lucrecia Bosa Santana (Lula), una canaria de Tauro (Mogán), que nació el 12 de octubre de 1934.

Seguro que los lectores compartirán mi impresión, excelente el trabajo y fiel reflejo, a través de las respuestas de Lula, de cómo muchísimos canarios pasaron hambre y necesidades en la postguerra.

 

(Artículo de Ariadna Viera Santana)

lula ariadnaUna dura niñez a principios del siglo XX.

Hoy entrevistaremos a Lucrecia Bosa Santana, una mujer que nació el 12 de octubre de 1934. Durante su vida pasó por una guerra, una posguerra, una dictadura y una posterior democracia.

Es una mujer fuerte, con mucho carácter y luchadora, que vivió una dura niñez, una difícil adolescencia y una insegura madurez.

A pesar de todo, ha sabido salir adelante por sus propios medios. Hoy en día, en recompensa a todos estos años de

lucha, con ochenta y un años vive rodeada de una gran familia que ha sabido construir y mantener muy unida junto a su marido.

Ariadna: ¿Cómo era la casa en la que vivía?

Lula: En aquella época solo había chozas de madera y cemento con el techo de planchas, no había nada más. Eran cuatro paredes con dos habitaciones. En una de las habitaciones dormíamos mis padres y mis cuatro hermanos. Todos juntos durmiendo en una misma habitación. Y la otra era donde hacíamos la comida y comíamos.

 ¿La casa contaba con agua corriente y electricidad?

L: ¡Mi niña, eso era para la gente rica! No, no había ni agua corriente ni luz. El agua había que ir a buscarla a un tanque (estanque) que había entonces. Y luz en la casa tampoco había, usábamos velas o quinqués de gasoil o petróleo, que era una cacharrito al que se le ponía gasoil y se encendía una mecha.

 ¿Cómo eran en esa época los hábitos de higiene?

¡En esa época no había de eso! No habían baños, no había donde ducharse, no había donde cambiarse las mujeres cuando teníamos la regla, no nos peinábamos, no había nada. Para lavarnos mi madre traía un cacharrito con agua o nos llevaba al tanque para limpiarnos con un trapito mojado. Mi madre nos dejaba desnudos dentro de la casa para lavarnos la ropa, porque era la única que teníamos.

 ¿De qué dependía económicamente la familia?

Pues…, la familia dependía de los tomateros que plantábamos y al final del año nos daban el dinero. Los amos nos pagaban lo que les daba la gana, como nadie sabía ni leer ni escribir ponían en los recibos que nos daban lo que ellos querían. Ponían a lo mejor, que había quince cajas de tomates malas aunque en realidad eran todas buenas. Siempre han estado los que se aprovechan de los más pobres.

lula2 ¿A qué edad comenzó a trabajar?

L: Desde los siete años empecé a trabajar en los tomateros y cargando leña. Caminaba más de ocho y nueve kilómetros por la mañana para juntar leña y luego traerla. Desde los siete años cargaba con tres kilos de leña a la cabeza y descalza, sin  tener nada más que un traje y las bragas, sin un abrigo para abrigarme ni un poco de tela para cubrirme la cabeza. Nos llamaban las leñeras, a las que cargábamos leña, que éramos muchas. Y desde esa misma edad empecé también en los tomateros plantando y regando, desde entonces trabajé siempre en los tomateros.

¿Dónde iban a comprar los alimentos?

L: Donde vivíamos no había tiendas ni lugares donde ir a comprar. En Tauro solo había tomateros, almacenes y poco más. Mi madre se iba a Telde o a otros sitios y nos traía comida. Lo que más comíamos era pescado y gofio porque vivíamos en la playa. También había un lugar donde ibas y te daban a lo mejor un kilo de gofio o un poco de aceite, lo que te tocara había que cogerlo para todo el mes, porque no había otra cosa.

¿Cuándo enfermaban que hacían y a dónde iban?  

L: En Tauro no había médicos, casi todo lo curábamos con remedios caseros. Si nos poníamos muy malos teníamos que ir de Tauro a Arguineguín por el mar. Íbamos con un barquillo de remo o en un barco que pasaba cada dos días. Después en Arguineguín nos subíamos a una camioneta de pescado para llegar a Las Palmas. En ese tiempo no había carreteras, era todo tierra. Para llegar a Las Palmas tardábamos más de un día, salíamos por la mañana y volvíamos al siguiente día.

¿Cómo aprendió a leer y a escribir?

 Yo nunca fui a la escuela, en aquella época no habían en el pueblo donde yo vivía. Sé leer y escribir porque aprendí yo sola después de grande. Con un manuscrito, escribía lo que ponía pero después no sabía leerlo. Ya más adelante entre amigas, unas sabían más que otras y nos explicaban. Practicaba escribiéndome cartas con una amiga que vivía en la misma calle. Y así, poco a poco, fui aprendiendo a leer y escribir.

¿Qué hacía en el tiempo libre?: Solíamos ir a la playa, que era lo único que estaba bien en aquel tiempo. Nos bañábamos en el mar con un traje viejo, porque no había bañadores. Lo único que teníamos era la playa. Ya cuando yo tenía quince años, en los almacenes todos los domingos se hacían unos bailes, donde algunos vecinos tocaban la guitarra. El baile era para buscar los novios y estar con las amigas. Esa era la salida nuestra, todos los domingos íbamos un ratito al baile.

 ¿Qué le regalaban en navidad por los Reyes Magos y por su cumpleaños?

L: Cuando éramos niños el único que tenía zapatos en mi casa era mi padre (él  trabajó toda la vida cuidando vacas, arando la tierra y con los carros llevaba los tomates al almacén) pues, en esos zapatos viejos y sucios mi madre nos echaba tres higos pasados y algunos caramelos o lo que encontraba. Y esos eran nuestros regalos de reyes. Y los cumpleaños no se celebraban, yo no tuve nunca regalos cuando era una niña. Ya más adelante cuando fui más grande mi madre nos hacía muñecas de trapo, y se hacían tortillas de carnaval y caramelos para las fiestas.

¿Cómo vivió su infancia en general?

L: Más que nada pasé hambre, necesidades de no tener ropa que ponerme. El gofio me lo llegue a comer con tierra, teníamos que batirlo y batirlo para que la tierra se fuera al fondo y podernos beber el agua con gofio.

Había un pastor que venía de las cumbres a traer el ganado a Tauro, para que comieran el pasto de los tomateros. Nos vendía el suero de las cabras (que es el agua del queso), y además le echaba agua para después venderlo. Podías ver a todo el mundo con un cacharrito para comprar suero al pastor porque no había nada que comer.

Lo pase muy mal, la niñez fue una época en la que no había nada, no sabíamos nada y  teníamos miedo de todo, hasta de la gente. En el tiempo de la guerra, nosotros con hambre, y no podíamos coger ni las naranjas ni los mangos que estaban en el suelo. No los podíamos ni tocar porque todo era para la gente rica. Ya después las cosas fueron mejorando. Cuando yo tenía catorce o quince años ya había trabajos en los almacenes, se hicieron las carreteras, ya llegaban los coches y camiones a Tauro y podías ir por carretera a Mogán.

A: ¿Ve diferencia entre su infancia y la de sus hijos y nietos?

L: Mucha, mucha, como del blanco al negro. Todos mis hijos estudiaron, tienen su carrera y su trabajo. Y mis nietos estudian también. Las cosas han cambiado mucho para mejor, no son como cuando yo era niña.

A: ¿Ve diferencias entre la democracia actual y la dictadura de la época?

L: Claro, ahora puedes comprar e ir a donde quieras y  tienes más libertad para hacer las cosas. No como antes, que no te dejaban entrar a las tiendas, ni a muchos otros sitios, solo había el dinero requisado y la comida que te daban. Todo eso ha cambiado mucho. ¡Gracias a Dios!

Nota de Diego Gutiérrez de Ávila:

Gracias a Lula, por sus maravillosas respuestas que nos han transportado a un mundo totalmente diferente al que actualmente vivimos. Que todos seamos capaces de reconocer el esfuerzo para sobrevivir que han hecho “nuestros abuelos”.

Gracias a Ariadna, es un placer, para todos aquellos que creemos en nuestra juventud, el saber que hay jóvenes comprometidos con el maravilloso legado de nuestros antepasados.

Gracias a digitalfarocanarias.com por dar voz a estas personas, tanto mayores y jóvenes, por permitir que, a través de su periódico, todos los canarios del sur-sureste podamos tener la oportunidad de compartir “nuestras historias”.

Y, gracias a los lectores… compartan esta bonita entrevista.

 

11 comentarios en “LA DURA NIÑEZ DE LOS CANARIOS EN LA POSTGUERRA

  1. Me a transportado a otra época , que ya casi tenemos olvidada . Gracias por recordarnos nuestra raíces Ariadna , es una placer tener más información sobre nuestros abuelos y sus vidas. Un saludos y gracias por la redacción .

  2. Precioso artículo de la dura vida de nuestros mayores. Nosotros estamos muy alejados, por suerte, de esa época. No me puedo imaginar como es vivir sin sentir correr el agua por tu cuerpo, cuando te duchas, o comer lo que te apetezca en cada momento. Muy buenas las preguntas de Ariadna y muy duras las respuestas de su abuela.
    Un gran artículo, sin duda, que nos hace ver las duras condiciones de vida de hace apenas 70 u 80 años, un simple chasquido.

  3. Muy bonito Ariadna, dar un rodeo por el pasado y apreciar lo que tenemos y respetar a nuestros abuelos ellos son los verdaderos luchadores.
    Un besote guapetona y enhorabuena me gustó muchos .

  4. Felicidades Ariadna..por este artículo que yo no siendo nieta de Lula..se me puso un nudo en la garganta leyendo porque nos llevaste a tiempos remotos vividos de nuestros padres y abuelos…con carencias injustas de la vida..recordar un poco de humildad y de donde venimos nos hace ser mejores personas y valorar todo lo q tenemos… saludos.

  5. Preciosa entrevista que nos muestra la dura infancia de nuestros mayores y las injusticias que tuvieron que soportar.
    Por eso y por toda una vida dedicada a nosotros , se merecen todo nuestro respeto.
    Enhorabuena Ariadna.

  6. Preciosa entrevista donde cada día era una lucha diaria….. Y gracias a nuestros padres y abuelos somos lo no dieron…. Educación y el respeto a los demás…. Hoy la juventud no saben ni por asomo lo que vivieron esta gente trabajadora…. Es una pena… Del trabajo duro y de días miserables se construye una vida ejemplar…. Felicidades y gracias señora y a su nieta por regalarnos esta entrevista..

  7. Buenisima la entrevista.
    Nuestros mayores fueron los que verdaderamente sufrieron y lucharon por España. Sufrieron los abusos caciquiles, ya que no habia regulacion de ningun tipo, sino exclavizar al pueblo.
    La dictadura no dejo avanzar a un pais sumido en la miseria por una guerra civil que no beneficio a nadie.
    En los ultimos decenios hemos avanzado mucho, pero todavia falta mucho por conseguir.
    Felicidades por la gran entrevista Ariadna y a Lula por hacernos saber que ahora nos quejamos por gusto.

  8. Ariadna me ha encantado la idea d entrevistar a tu abuela y el relato contado también . Tiempos muy duros los de esa época . Un beso a las dos 😘

  9. Ariadna tengo 49 años y me has hecho recordar un poco a mi infancia, me ha gustado mucho la entrevista y la idea d hacerla con tu abuela 👏👏.

  10. Preciosa entrevista la que hace mi sobrina Ariadna a mi madre. Con ella valoramos más, si cabe, su vida y lo que ha coseguido en ella.
    Aparte, felicito a Ariadna por su iniciativa.
    * la niña de la 1ª foto, soy yo.

  11. muchas gracias a la Sra. Lula y su nieta Ariadna, por esta entrevista que nos hace recordar de donde venimos y lo que sufrieron nuestros mayores para que ahora en estos tiempos tengamos una vida mejor.
    Eso nos demuestra el gran respeto y cariño que le debemos a nuestros mayores por todo lo que han pasado.
    GRACIAS:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »