Skip to main content
SOY TU FARO. SOY GRAN CANARIA #muchoporvivir

Arranca ‘Mayo, el mes de la prevención de incendios forestales’ en Gran Canaria, última oportunidad para prepararse contra el fuego

  • El Cabildo de Gran Canaria realiza quemas prescritas, limpieza de barrancos y cursos en zonas rurales, entre otras
  • Pero proteger Gran Canaria necesita de la implicación ciudadana
  • Debe limpiar los entornos de sus casas y sus fincas
  • Consumo de producto local y la vuelta a un paisaje mosaico de cultivos y bosques, la gran solución

Las Palmas de Gran Canaria, 6 de mayo de 2020.- Los incendios se apagan en invierno y primavera, por ello arranca ‘Mayo, el mes de la prevención de incendios forestales”, cuyo objetivo es que la población se prepare para la temporada alta de fuegos con acciones y hábitos que en realidad se deben extender todo el año, pues incendios como el de Tasarte, con mil hectáreas afectadas en febrero, demuestran que ya no solo se producen en los meses de verano.

 

Este mes es la última oportunidad para que la población se prepare y sume sus acciones a las del Cabildo de Gran Canaria, ya que la Institución se ocupa de las zonas públicas, pero es imprescindible que la ciudadanía tome sus propias medidas de autoprotección y solo con la combinación de ambos esfuerzos Gran Canaria quedará protegida. Hay que recordar que los incendios del verano pasado transcurrieron en su mayor parte por terrenos privados abandonados.

 

Y es que los fuegos forestales ya deben ser considerados parte de la dinámica de la vida rural de Gran Canaria para poder afrontarlo con seguridad y que la ciudadanía participe en las tareas de prevención, para ello Cabildo también da 60 charlas al año a la población rural con el objetivo de instruirla en protocolos de seguridad antes y durante un incendio.

 

Limpiar 15 metros alrededor de las viviendas

 

Es muy importante que la población del medio rural mantenga limpios de vegetación seca y matorral 15 metros alrededor de las viviendas y cualquier instalación para así crear una franja de seguridad que en caso de incendio forestal impedirá que se quemen. Para esta acción no es necesario solicitar autorización del Cabildo, solo en caso de tala de árboles silvestres. En el caso de árboles, deben ser talados o estar muy bien podados y siempre alejados de la vivienda. En los casos de vecindad y que esos 15 metros sean compartidos, deben ponerse de acuerdo por seguridad de ambos, o incluso que uno permita al otro ejecutar la limpieza.

 

Quemas agrícolas

 

Los agricultores son los principales aliados en la prevención de incendios, por ello deben mantener limpios los campos de cultivo, porque además de no propagar el fuego, si actúan de excelentes cortafuegos. Para eliminar los restos vegetales se pueden hacer quemas agrícolas, siempre con precaución y en fuera de la temporada de riesgo, por ello están sujetas a autorización y prohibidas en la época de máximo riesgo, es decir, del  1 de julio al 30 de septiembre.

 

Cuidado con la maquinaria que genera chispas

 

Muchos incendios forestales se producen por descuidos en la utilización de maquinaria como radiales y equipos de soldadura, y en menor medida, motosierras y motodesbrozadoras, que al igual que las quemas, no pueden usarse en días calurosos. Por ello, el Cabildo recomienda, además, elegir lugares que estén limpios de vegetación y material combustible.

 

En el caso de las motodesbrozadoras, sugiere la utilización de cabezal de hilo y disponer de un batefuegos o extintor, pero es importante reseñar que la maquinaria emite hasta 3.000 chispas por segundo y en días calurosos pueden actuar como una auténtica explosión imposible de contener con una manguera o balde de agua, una precaución que muchas persona toman como si fuera suficiente. La única precaución posible es no utilizarlas.

 

En caso de incendio

 

Es sumamente importante colaborar en caso de incendio ya que dos de cada tres accidentes se producen al enfrentarse al fuego o cuando se intenta huir en el último momento. Por esta razón, la Institución insular advierte de la importancia de seguir las indicaciones de los servicios de extinción y evacuar con tiempo suficiente. También recomienda en caso de incendio, mantener las casas despejadas de material inflamable como cortinas, toldos y sofás, así como cerrar puertas y ventanas antes de evacuar para evitar que el fuego entre.

 

Trabajos públicos

 

Por su parte, el Cabildo realiza distintas actuaciones como tratamientos selvícolas (fajas de seguridad, desbroces, poda, claras y entresacas de pinos) a casi razón de 100 hectáreas al año, repoblaciones forestales de laurisilva para crear barreras verdes ante la propagación del fuego, así como limpiezas de barrancos y quemas prescritas por personal especializado del Cabildo, de manera que hay mil hectáreas denominadas zonas de baja carga para situadas en zonas estratégicas para frenar los incendios cuando se producen.

 

Tanto es así, que los incendios del verano pasado tenían potencial para arrasar 25.000 hectáreas y quedó en 10.000 hectáreas, de ahí que la auténtica extinción se produzca en invierno, pues fuera de esas áreas las llamas alcanzaban 50 metros y se sitúa fuera de capacidad de actuación, es decir, el ser humano, no se puede enfrentar al incendio, tampoco por aire, por los helicópteros e hidroaviones colapsarían, así que las zonas de baja carga es un recurso que hace que las llamas bajen y pueda ser atacado en ellas. También han servido para atravesar la cumbre recogiendo personas (verano del 2017), y evita el lanzamiento de brasas a las cuencas con núcleos poblacionales, entre otras.

 

Ovejas bombero

 

La ganadería extensiva tradicional de ovejas, cabras, vacas y burros reduce la vegetación combustible creando cortafuegos que evitan la propagación de los incendios forestales. Por este motivo, el Cabildo ha creado un marco de colaboración con ganaderos y pastores para que sus animales pasten en montes públicos y cauces de barrancos para la prevención de incendios.

 

Se trata de más de 50 pastores que gestionan con sus rebaños casi 3.000 hectáreas de monte y 35 barrancos de la isla, y para los que este año habrá un programa específico.

 

Paisaje mosaico

 

El Cabildo apuesta por un paisaje mosaico donde convivan campos agrícolas, pastos y bosques intercalados con núcleos poblacionales como mejor opción para la prevención de los incendios forestales. Un paisaje rural vivo y dinámico que ofrezca múltiples productos y servicios que ayudan a preservar la naturaleza. Por ello, anima a la ciudadanía a consumir productos locales de Gran Canaria, para contribuir a la creación de este paisaje mosaico, que además de ayudar a prevenir los incendios sirve para impulsar el sector primario, acercarse a la soberanía alimentaria y progresar hacia una ecoisla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »