Skip to main content

Crítica: Barrenderos espaciales, una agradable sorpresa coreana

Hace algunas fechas aterrizó en Netflix la película coreana Barrenderos espaciales, un filme que, sin ver nada previamente y solo por el título podría hacernos pasar al siguiente candidato para ver en nuestra sesión de cine. Su presupuesto de poco más de 21 millones de dólares la convierte en una producción modesta para estar ambientada en el espacio. Pero amigos, podéis poner todos esos prejuicios en el suelo, porque este filme los va a barrer.

De que va

Vamos a comenzar por uno de los atractivos más destacados de Barrenderos espaciales, su ambientación. La cinta dirigida por Jo Sung-hee nos lleva al año 2092. La Tierra ha dejado de ser un lugar habitable después de que los humanos, bueno, ya sabéis lo que le estamos haciendo al planeta…. Miles de millones de personas siguen viviendo en la superficie, pero los más privilegiados se pueden permitir vivir en la órbita, donde una corporación ha establecido estaciones paradisíacas que emulan la Tierra en su mejor momento.

Uno de los principales peligros para la civilización que vive en órbita y para cualquiera que quiera desplazarse son los escombros de la construcción de estas estaciones, que flotan a la deriva y causan continuos accidentes. Por ello, un grupo de desarrapados terrestres se dedican a dar caza a estos escombros a cambio de calderilla. En la captura de una nave abandonada, la Victory, la nave de la capitana Jang, se encontrará con una niña buscada por las autoridades.

A pesar de su reducido presupuesto, la ambientación que encontramos en Barrenderos espaciales no tiene nada que envidiarle a las superproducciones de Hollywood. El apartado artístico y técnico de la película brilla en todo momento con planos ambiciosos y escenas trepidantes en el espacio que nos han rememorado a series como The Expanse o Altered Carbon.

A lo largo de las 2 horas y 17 minutos que dura, vamos a tener ocasión de conocer a los miembros de la tripulación de la Victory. En ese aspecto la película no ofrece grandes novedades, cada uno tiene su pasado que le ha conducido a convertirse en un barrendero espacial. Sin embargo, una cualidad que sí tiene y que no siempre se consigue en este tipo de filmes es la empatía del espectador. Incluso al tratarse de actores asiáticos, que siempre suele costarnos más captar sus expresiones faciales, todos consiguen cautivar al espectador con sus subtramas.

También vamos a tener un villano de altura, y es que Barrenderos espaciales cuenta con Richard Armitage como James Sullivan, el presidente de la UST. Conocemos a Armitage de la trilogía de El Hobbit, donde interpretó a Thorin. Sullivan será un villano convencional, pero se lo currará para demostrar que puede dar mucha guerra a los protagonistas.

Como nota adicional, hay una interesante mezcolanza de idiomas en la película. Solo escucharemos doblado el coreano y el español, pero la película contiene a personajes que hablan en numerosos idiomas (todos subtitulados, claro), explicando que se entiendan entre ellos gracias a un traductor que llevan en la oreja.

Tomando ejemplo de grandes del género

De forma inevitable, una película espacial como Barrenderos espaciales toma prestados conceptos de otras películas similares. Algunos matices de la película nos recuerdan a El quinto elemento, aunque más centrados en la trama. Eso si, visualmente también nos recuerdan en muchos aspectos cyberpunk que podemos ver en el filme. Pero sin lugar a dudas la película nos recuerda a Guardianes de la galaxia por su combinación de acción con humor y porque su temática invita a ellos.

Pero si esos aspectos no os han rememorado a las películas de James Gunn, la banda sonora se encargará de ello. Kim Tae-seong ha conseguido que la música de Barrenderos espaciales evoque las aventuras de Star-Lord y el resto de gamberros espaciales de Marvel.

Como contrapartida, la película no dispone de una trama que vaya a hacer que nos explote la cabeza. Se trata de una narrativa convencional, lo cual no es malo en un blockbuster. Tiene algunos giros interesantes de guion que disfrutaremos, pero en líneas generales es bastante previsible. También tiene algunas situaciones que recurrirán al Deus Ex Machina para poder ser explicadas. Quedan bien resueltas y no te quedarás extrañado cuando empiecen los créditos, pero al final son resueltas “de aquella manera”.

En resumidas cuentas

Ha sido una grata sorpresa encontrarse con Barrenderos espaciales en Netflix. Sin duda si os gustan las películas de aventuras en el espacio con un toque de humor, no debéis dejar de verla, vais a pasar un buen rato, que es en definitiva lo que se busca cuando alguien se sienta a ver un blockbuster.

 

Tenaro Rodríguez
  @tenaror

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »